Cuidados del...

TATTOO

El resultado definitivo del tatuaje, no solo depende del tatuador, si no también de los cuidados que le proporciones durante la cicatrización.

Los pasos que deberás seguir son los siguientes:

  • Una vez realizado el tatuaje, el tatuador lo cubrirá con film. Pasadas dos o tres horas, deberás retirar el plástico, y lavar el tatuaje cuidadosamente con agua tibia y jabón neutro.
  • No debes volver a cubrir el tatuaje una vez retirado el plástico.
  • Durante los próximos quince días, lava el tatuaje con agua y jabón tres veces al día, y aplica la crema recomendada por el tatuador en capas finas. En el estudio puedes adquirir tu crema. Disponemos de tres cremas distintas, en función del trabajo que se haya realizado: Básica, vegana y con factor solar.
  • Aproximadamente a los cinco o siete días, el tatuaje comienza a “escamarse”. Es completamente normal sentir picor, o más sensibilidad en la zona tatuada.
  • Evita arrancar la piel escamada y rascar el tatuaje.
  • Una vez se haya pelado (y después de los quince días), continua hidratando la piel con cremas hidratantes.
  • Durante el tiempo de cicatrización, será fundamental evitar la exposición directa al sol, la piscina, el mar, spas… Recuerda que el tatuaje es una herida abierta y corres riesgo de infección.

Para mantener el tatuaje en las mejores condiciones, debes cuidar tu piel. Utiliza cremas hidratantes, y frente a la exposición solar, crema con factor de protección alta. De esta manera evitarás un deterioro excesivo.

 

 

 

LOS CUIDADOS DEL TATTO Y DE LAS PERFORACIONES

SON MUY IMPORTANTES PARA UN ÓPTIMO RESULTADO FINAL

 

 

 

Cuidados del…

PIERCING

En función de la zona que haya sido perforada deberás seguir una serie de cuidados específicos.

En el caso de los piercing faciales y corporales debes seguir, tres veces al día, durante por lo menos quince días, los siguientes pasos:

  • Es esencial tener las manos limpias antes de tocar nuestro piercing, por lo que debemos lavárnoslas con agua y jabón neutro para evitar que la suciedad lo infecte.
  • Después, deberás lavar la perforación con agua y jabón neutro, aclarándola muy bien, para retirar por completo los restos de jabón.
  • Rocía el piercing con suero fisiológico o desinclor, asegurándote de que entra en el orificio.
  • Para los piercing faciales y corporales el desinclor está altamente recomendado. Gracias a su función antiséptica de rápida actuación y eficacia, evita las infecciones y asegura una mayor brevedad de cicatrización. Además de la comodidad del envase en spray, el cual puedes transportar con facilidad, para llevar a cabo las curas correspondientes en cualquier momento y lugar.
  • Por último, seca la piel con cuidado con unas gasas estériles, evitando utilizar toallas y bastoncillos.

En el caso de los piercing orales, repetir estos sencillos pasos durante un mes:

  • Será muy importante mantener una buena higiene bucal. Cepillarse los dientes después de cada comida, al menos tres veces al día.
  • Está recomendado utilizar un enjuague bucal sin alcohol, al menos tres veces al día. Enjuagarse durante medio minuto. Si el enjuague es muy fuerte, diluir con un poco de agua.

Para los piercing genitales:

  • Es muy importante mantener una muy buena higiene de la zona perforada. Al igual que los piercing faciales y corporales, antes de realizar la cura, debes lavarte las manos con agua y jabón para evitar infecciones.
  • Lava el piercing con agua tibia y jabón íntimo cuidadosamente. Aclara la zona para retirar todo el jabón.
  • Rocía el piercing con suero fisiológico y muévelo ligeramente, así te asegurarás de que el orificio quede limpio también.
  • Secar con unas gasas estériles, y evitar toallas y bastoncillos de algodón.

Durante el tiempo de cicatrización de los piercing, no utilices ropa ceñida o complementos que puedan rozarlo o desgarrarlo. Mantén el piercing colocado por el anillador, hasta que haya cicatrizado por completo.

Para los piercing orales, está contraindicado fumar, masticar chicle, comer alimentos picantes o ácidos, y bebidas calientes.

Nunca apliques alcohol o agua oxigenada a la perforación, ya que esto retrasará la cicatrización. Tampoco se debe cubrir el piercing con maquillaje o cremas. Será muy importante evitar durante la curación, piscinas, playa, spa… por el elevado riesgo de infección.